Partiendo de este concepto -cortina, velo- y lo que te tapa o no nos deja ver- he ido elaborando una serie que gira alrededor del rostro o, más concretamente, a la ausencia de él.

Rostros que están prohibidos, vedados, dañados, cerrados, tapados...

Rostros que están a nuestro alrededor y no vemos

Rostros que somos nosotros –nuestro espejo o reflejo-

Rostros que no queremos ver: Son los ausentes, los invisibles...

Ver sin ver. Ver sin ser vistos

Un rostro que no fuera un rostro: un habito, una toca, un tocado, un velo, una cortina...

Velos de monja, de misa, de virgen, velos antiguos, falleros, velos como cárceles, velos secretos, velos llenos de palabras.

 
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now