Comencé a realizar libros de artista en 1993, -el primero La línea de la luz-, donde trabajaba con distintos materiales, realizaba collages, intervenía en el papel, cartón, metal… Poco a poco estos libros empezaron a tener vida propia: no sólo eran, como pensaba inicialmente, cuadernos de apuntes, de viajes o de experimentación en diferentes técnicas plásticas… sino con el paso de los años han sido, también, la síntesis de mis distintos proyectos en los cuales ha ido trabajando.